Tener un hijo músico

Tienen unas jornadas de trabajo, en ocasiones, más largas que las de los adultos. A las horas que pasan en el colegio, le tenemos que sumar las horas de clases en el conservatorio, las de práctica personal en casa, y además, tienen otras obligaciones como hacer los deberes o jugar, que para eso son niños.

Tener un músico en la familia no siempre es fácil, supone un esfuerzo muy grande para los niños, pero también para los padres que pasan muchas horas en el coche, llevándonos a audiciones, recogiéndonos para dejarnos en otro ensayo… pero en casa también es necesaria su implicación para que el alumno aproveche al máximo el tiempo y trabaje su musicalidad, dando lo mejor de sí mismo con el instrumento.

 ¿Por qué tiene que estudiar todos los días?

Ser músico exige un entrenamiento muscular y un trabajo físico (¡no olvidéis la importancia de calentar!). Este entrenamiento de los músculos que empleamos al tocar nuestro instrumento sólo es eficaz si se realiza de forma continua a lo largo de los días. ¿O tú eres de los que se va a hacer el Camino de Santiago sin haber salido a andar nunca antes?

Vuestros niños, a pesar de su corta edad, tienen mucho que hacer después del colegio, pero tocar todos los días su instrumento crea una unión con él, una cita y un hábito como lavarse los dientes después de comer. Al cabo del tiempo, se ha interiorizado tanto la práctica como algo habitual, que ni se plantea si hay que tocar diariamente. En ocasiones, si el niño está muy cansado, es inútil insistir, haremos una sesión de estudio express o pasaremos la sesión al día siguiente.

 ¿Calidad o cantidad?

En muchas ocasiones oímos por los pasillos del conservatorio o escuela de música de turno conversaciones sobre cuántas horas dedica un alumno al estudio del instrumento. Están los alumnos que estudian, o dicen estudiar, 5 horas al día: esas pobres criaturas que si no estudiaran en piloto automático verían que con menos tiempo, pero bien invertido, se logran mejores resultados. También están los alumnos que se jactan de no tocar nada en casa, pero siempre les sale todo: o tienen un gran talento, o quizás estudien más de lo que dicen. Y luego, están LOS PADRES: “mi hijo no va a llegar a nada porque sólo le dedica 50 minutos al día y el de la vecina pasa 5 horas tocando”.

Aunque es muy importante dedicar tiempo al instrumento, cada vez más según vayamos progresando, es todavía más importante hapic-timecer que esas horas o minutos que nuestro hijo dedica a estudiar, sean lo más eficaces posible al estudiar con un objetivo claro y no por sumar minutos a nuestra competición particular.

¿Y el resto de actividades?

Hay tiempo para todo. Lo demás, son excusas.

Se puede ir a inglés, equitación, pintura, ganchillo, música y no morir en el intento. Además de tener tiempo para estudiar instrumento, el colegio y hacer los deberes. Yo lo he hecho. Es todo cuestión de organizarse y saber aprovechar el tiempo. De eso nos habla la Ley de Parkinson de la administración del tiempo.

“El trabajo se expande hasta llenar el tiempo disponible para que se  termine.”                

Es decir, si tengo una semana para completar una tarea, esa tarea se completará en una semana. Sin embargo, si el plazo es de 24 horas, la tarea se hará en ese tiempo, 24 horas. Pasa lo mismo a la hora de tocar en casa: si tengo toda la tarde para practicar, pasaré toda la tarde tocando la flauta. Conseguiré seguramente mejorar algo, pero no tanto como si me hubiera marcado un objetivo claro a conseguir en un tiempo concreto. Con esta gráfica lo veréis mucho más claro:

Si tengo sólo 30 minutos para hacer los deberes, o estudiar ese pasaje difícil, entre la clase de Lenguaje Musical y la de Orquesta, esos minutos me cundirán más porque sé que no hay otro momento para hacerlo.

El estudio del instrumento, como vemos, no queda reducido sólo a las horas de clase, la práctica en casa y el papel de los padres es fundamental para avanzar. Comienza por organizar el tiempo de trabajo en pequeños periodos, con un objetivo claro y haciendo que el niño esté implicado y sea activo. Si el niño ya no es tan niño, y es autónomo a la hora de estudiar su instrumento, no te fíes si le escuchas trabajar las escalas sin interrupción durante media hora, lo más probable es que haya puesto el piloto automático, y en verdad ¡está viendo la tele mientras mueve los dedos!

¡Hasta el próximo artículo! Te espero en las redes sociales: Twitter y Facebook

Anuncios

43 comentarios en “Tener un hijo músico

  1. Estupendo artículo.

    Muchas de las cosas que apuntas se pueden aplicar a estudiantes no tan pequenos! Cuántas veces hemos pasado horas y horas estudiando con el piloto automático y repitiendo pasajes por repetir, pensando que solamente la repetición traerá la mejora, cuando lo que hace es afianzar lo que se esté haciendo, para bien o para mal…

    Saludos!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias por tu comentario, Mario! Efectivamente, el piloto automático es algo muy común que, por desgracia, hemos hecho todos. Por eso será el tema de una de mis próximas entradas del blog!
      Saludos

      Me gusta

  2. Caemos en el piloto automático con edad avanzada, imagina un niñ@ de 12 o 13 años… creo que es fundamental que el padre/madre ayude a su hij@ a organizar su estudio, aunque no comprenda la materia, si que puede marcarle unas guías por las cuales encaminar ese pequeño rato de estudio en casa.
    Saludos! 🙂

    Me gusta

    • Totalmente de acuerdo, los padres tienen un papel fundamental en el aprendizaje musical y aunque sin ellos también se puede avanzar, con su implicación el progreso es más significativo. Aunque hay gente que está en contra, yo soy de las que invita a los padres de los niños pequeños a entrar en mis clases de flauta, así tienen más claro cómo trabajar una vez en casa!

      Me gusta

  3. Elena, enhorabuena por el artículo,.
    Como padre, estudiante de música y profesor de música, creo que hay un punto muy importante que no has mencionado y es fundamental en todo este proceso y es la motivación del profesorado con el alumnado. Después de 30 años de docencia veo que exiten pocos profesionales que hagan disfrutar a sus alumnos interpretando música. Yo, no estoy por la labor de hacer de nuestras hijas, hijos autènticas máquinas de tocar notas y más notas, no, no. Los profesionales de la música debémos hacer que nuestros alumnos disfruten tocando, interpretando música., solo así nuestro alumnado practicarà en casa con motivación y hara de su estudio diario en casa un momento de disfrute personal..
    El profesorado en general ha de hacer adapataciones a su alumnado en función de los objetivos que persiga cada centro, de la edad del alumno/a, del fin que quiere conseguir cada alumno/a, etc..
    Porque todos hemos sido niños/as y es necesario que nuestros hijas/os se realicionen con amigos/as, jueguen, y compartan experiencias diferentes a la del estudio diario de la música. Si conseguimos alcanzar este objetivo, el rendimiento musical y personal de nuestras/os hijas/os irá en aumento y disfrutaran interpretando música.
    Gracias Elena por artículo.
    Eliseu

    Me gusta

    • Muchas gracias por compartir tu opinión, Eliseu. Como bien dices, el profesor también tiene un papel primordial en hacer que el alumno esté motivado y sea capaz de hacer música y disfrutar haciéndola. Por desgracia, conozco casos de niños muy motivados con el instrumento y padres 100% comprometidos con el aprendizaje, pero tienen profesores que no cumplen esa función motivadora y hacen creer que la música y, en este caso, la flauta, son sacrificio, exigencia y nada de disfrute. Es necesaria la implicación de todas las partes (profesor, alumno y padres) para conseguir ese objetivo final de la música que es disfrutar y hacer disfrutar.

      Me gusta

  4. Hola Elena, he conocido tu página gracias al profesor de musica de mi hija, me parece tu publicación muy interesante, y que nos va a ayudar a mentalizarnos mas todavía. Es la verdadera historia de un niño músico y nosotros los padres. En hora buena y gracias por los consejos.

    Me gusta

  5. Muy cierto todo Elena! Y la parte final… me has definido a mi, hahahaha, tocando de arriba a abajo un concierto varias veces mientras estoy viendo el futbol, serie, peli o programa de turno…
    Me guardo tu blog tiene buena pinta. Un beso.

    Me gusta

    • Tranquilo Pepo, eso lo hemos hecho todos alguna vez… Lo importante es darse cuenta que “estudiar” así no es más que perder el tiempo y que cuando nos organizamos somos más efectivos. ¡Gracias por seguir el blog! 🙂

      Me gusta

    • ¡Muchas gracias a ti por leer lo que escribo! Es cierto que, aunque el artículo en principio va más enfocado a los padres, hay aspectos como la organización y eficacia del trabajo que nos tenemos que aplicar todos, niños y mayores.

      Me gusta

  6. Preguntemos a todos esos niños que vienen del extranjero, que no son “superdotados”, si se dispersan en inglés, equitación, pintura, ganchillo… o se preparan para un verdadero nivel elevado e internacional.

    Me gusta

  7. Me llamo alba i toco la flauta travessera y voy al conservatorio i me parece q tu articulo es una passada. Me siento identoficada y de verdad, es un gran articulo. Un gran aplauso!!

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias por tus amables palabras, Alba! Casi todos hemos tenido, en algún momento, sesiones de estudio poco aprovechadas. Lo bueno es cuando nos damos cuenta y le ponemos remedio! Un saludo compañera flautista 🙂

      Me gusta

  8. Desde que mi hija tuvo 06 años vivo junto a ella esta pasión por la música y bendición que Dios le dio este Talento. Es un camino largo y solo la Disciplina y la constancia lograran poder cumplir sus metas sus sueños y Anhelos.. en el Canto Lirico… Hoy con ya con 14 años.. Esta construyendo su futuro….

    Me gusta

  9. Pingback: Tener un hijo músico « MusicaAntigua.com

  10. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Los padres son una pieza fundamental para que sus hijos aprendan a seguir unas pautas de estudio y consigan organizarse para que puedan estudiar música, hacer los deberes del cole y por supuesto, que les quede tiempo para jugar.

    He compartido tu artículo en mi facebook. Creo que es muy interesante que los padres lo lean.

    Un beso.

    Me gusta

  11. Hola Elena, me ha encantado leer tu artículo. Tengo tres hijos y los tres van a la escuela de música de Almagro desde los cuatros años(la mayor ya está en quinto de flauta travesera y pertenece a la banda juvenil, el mediano estÁ en su primer año de percusión y el pequeño de cuatro años va a música y movimiento y apunta maneras, jejejeje) y tengo que decir que los tres están encantados de ir!!Es cierto que se tienen que esforzar mucho, muchas horas de clases, ensayos, disciplina, constancia y bien puedo decir que los tres tiene unos profesores magníficos, que les exigen mucho pero también les hacen que tengan una clase amena y provechosa hasta el ultimo minuto. En mi familia hay unos cuantos músicos, profesionales y aficionados y por ello me decidí a apuntarlos a clases y me alegro que mis niños hayan respondido de esta forma. Ójala el día de mañana sigan con la música que yo me sentiré orgullosa de haberles “empujado” a que la aprendieran. Un besito.

    Me gusta

    • ¡Muchas gracias por compartir tu opinión! Estudiar música sólo puede aportar ventajas, y aunque en el futuro no se dediquen a la música, seguro que tus hijos estarán muy agradecidos por esta formación que tuvieron la oportunidad de tener. ¡Saludos!

      Me gusta

  12. Pingback: Cómo practicar el doble y tardar la mitad | Elena Muerza

  13. Pingback: Cómo practicar el doble en la mitad de tiempo | Elena Muerza

  14. Pingback: Tener un hijo músico | CEA experiences

  15. Pingback: Cómo practicar el doble en la mitad de tiempo | CEA experiences

  16. Pingback: Tener un hijo músico | Ampa Isaac Albéniz

  17. Pingback: Tener un hijo músico: Los niños más dedicados. | hmusicp

  18. Muy buen artículo, nos identifica mucho a mi esposo y a mi, tenemos un hijo músico, estudia violín en el conservatorio, además va al liceo. Le va muy bien , lo que implica mucho estudio y dedicación pero le gusta y es muy feliz con lo que hace.

    Me gusta

  19. Pingback: Primer cumpleaños del Blog | Elena Muerza

  20. Pingback: Tener un hijo músico | La violinista de tu tejado

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s