Cómo dejar de ser una pulga en tu carrera musical

Frasco pulgas flauta

Hoy os voy a hablar sobre pulgas. Ya sé que este blog es sobre pedagogía musical y flautística y esperáis encontrar artículos sobre esa temática, pero quería compartir con vosotros un ejemplo de cómo muchas veces actuamos o hemos actuado como pulgas en nuestra vida (musical y no musical).

¿Sabéis como se adiestran las pulgas?

Si algún día atrapáis una, probad a meterla en un frasco de cristal y cerrad la tapa. La pulga, haciendo caso a su naturaleza saltarina, dará brincos para intentar escaparse y se chocará siempre con la tapa del frasco. Llegará un momento (dicen que 3 días) que la pulga dejará de saltar hasta lo más alto del bote, pues se ha cansado de golpearse la cabeza. Aunque abramos ese frasco y lo dejemos sin tapa el resto del tiempo, la pulga nunca se escapará ni llegará a sobrepasar el límite marcado por la tapa, a pesar de tener las cualidades necesarias para ello. Pero no sólo eso, esa pulga transmitirá esa naturaleza limitadora a toda su descendencia pulguil, e irá pasando de generación en generación. Es así como se domestican las pulgas.

Este ejemplo ha sido también utilizado en un spot de televisión para promocionar la Playstation 2, cuyo lema es “Hay otro lado más allá de los límites”. Porque de esto mismo va este artículo, de los límites que nos autoimponemos o creemos que nos imponen.

Si tenéis curiosidad, aquí podéis ver el spot.

Al ser humano le ocurre lo mismo que a las pulgas, y al ser humano que además es músico, también. Inicialmente, nuestros sueños o ambiciones no tienen límites (por ejemplo, ser flauta solista de la Filarmónica de Berlín), pero a medida que pasa el tiempo, nos vamos golpeando la cabeza contra tapaderas que hacen que nos resignemos a creer que no podemos hacer algo diferente y que olvidemos nuestra capacidad de dar grandes saltos. Es entonces cuando nos volvemos conformistas, dejamos de estudiar, de dar conciertos o de hacer audiciones para orquestas, sin darnos cuenta que, seguramente, el frasco lleve abierto más tiempo del que creemos.

Esas limitaciones que nos vamos encontrando pueden venir del exterior (en forma de comentario por parte de un profesor, de un compañero…), pero sobre todo, vienen de nosotros mismos:

1. Porque consideramos lo que nos dicen los demás como más válido que nuestras propias opiniones.

2. Porque hechos aislados de un concierto o audición (un mi agudo que se nos cae, el fa agudo que se me queda alto…) se convierten en creencias y verdades absolutas (todos los mi agudos se caen, el fa agudo siempre va a estar alto).

Hacer caso a estas limitaciones nos ayudará a ampliar nuestro repertorio de excusas para no intentar algo, pero de poco más servirán.

Luchador musical

En las Olimpiadas de Atenas de 1896, Tom Burke ganó el oro de los 100m lisos con una marca de 12 segundos. En ese mismo lugar, Olimpiadas de Atenas, pero de 2004, la marca estaba ya en 9,85 segundos. ¿Os imagináis que le hubieran dicho a Usain Bolt que no se molestara en correr los 100m lisos porque era imposible bajar de esa marca? Pues no sólo lo consiguió en las olimpiadas siguientes (Pekín y Londres), sino que lo ha logrado en varias ocasiones y ostenta el récord mundial con 9,58 segundos.

Para batir esos récords hay que tener en cuenta factores como las condiciones físicas del deportista y, sobre todo, el grado de entrenamiento y la fortaleza psicológica. Es precisamente en este último aspecto en el que coincidimos músicos y atletas: la importancia de la mente. Desde 1896 hasta ahora, se han hecho miles de carreras de 100m lisos y te sorprendería saber en cuántas de ellas se ha bajado de los 12 segundos. Esa barrera se rompió, pero no porque el hombre sea mejor físicamente, sino debido a que esas marcas era obstáculos mentales.

Cuando la imagen que tenemos de nosotros mismos está ligada a la calidad de nuestro trabajo como músicos, hacer un duro esfuerzo y perder es un golpe muy duro. Nos resultará más fácil, la próxima vez, posponer las cosas utilizando cualquier excusa a mano. Volvemos a poner la tapa a nuestro frasco de pulgas y lo peor de todo es que estamos cerrando nosotros mismo el frasco y no ese profesor o compañero que nos dejó tan marcados.

Como anécdota os contaré lo que me ocurrió hace ya algunos años. Estaba yo estudiando en Bélgica, pero vine a España para una serie de conciertos en los que tocaba como flauta solista. A la salida del concierto se me acercó un antiguo profesor de Lenguaje Musical de la Escuela de Música donde empecé con la flauta, que me felicitó y me dijo:

-¡Hola Marta!- (siempre me llamó así, no le entraba en la cabeza que mi nombre es Elena) -Vengo a felicitarte y darte la enhorabuena por lo bien que has tocado esta noche ¡¡Siempre dije que llegarías muy lejos!!

Lo que no recordaba este profesor es que muchos años antes, cuando yo tenía la tierna edad de 9 años, en una de sus clases nos dijo a todos, TODOS, los alumnos que ni nos molestáramos en intentar entrar al conservatorio porque nunca llegaríamos a nada en esto de la música.

Puso en su día una tapa en mi frasco, pero ni siquiera se acordaba de haberlo hecho. Muchos de mis compañeros, por desgracia, le hicieron caso, pero otros cuantos nos dimos varias veces en la cabeza contra esa tapa hasta que conseguimos abrir el frasco y poder vivir a día de hoy de lo que nos gusta, la música.

Sin límites

Espero que este artículo te ayude a reflexionar sobre todas esas veces que has dejado que cierren tu frasco. No olvides coger impulso, dar cabezazos a esas tapas que te irás encontrando y salta muy alto. Si la pulga, con su tamaño, llega hasta un metro de altura,  no te conformes tú con sólo unos centímetros.

¡Hasta el próximo artículo! Te espero en las redes sociales: Twitter y Facebook. También puedes contarme tu experiencia en un comentario 😉

Si te ha gustado este artículo y quieres ser el primero en recibir cada publicación nueva directamente en tu correo, suscríbete al blog en la parte derecha de esta página.

Anuncios

32 comentarios en “Cómo dejar de ser una pulga en tu carrera musical

  1. Una reflexión impresionante me has hecho cuestionar.Pienso que la misma sociedad y familia a mitificado a los músicos y su profesión; dicen no verle mucho sentido, por años esto a querido trabajar en nuestros paradigmas aun cuando desde jóvenes siempre soñamos con tocar nuestro instrumento.
    Gracias por este gran pensamiento es muy alentador.

    Le gusta a 1 persona

  2. Gran reflexion, razón tienes en las limitaciones autoimpuestas, razón tienes en la influencia que pueden ejercer los demas sobre nosotros.
    Aunque, por mucho que pudiera marcarte aquel profesor a esa edad, persona igual que tú es, todos nos equivocamos.
    Da pena recibir tal comentario en la ilusión de la infancia, pero garantizo que no hay mayor orgullo que ver como un alumno evoluciona, crece y aprende como músico y persona.
    El maestro antes alumno fue, ideologia diferente de su maestro vivenció y de una manera diferente, más sutil la habrá transmitido.
    Ahora tal como cuentas, el alumno/a superó al maestro, orgulloso han de estar, ambos.
    Tras tu carrera musical varias opciones habrás debido barajar, composición y/o educación pasos lógicos son, pedagoga eres y vocación por transmitir vivencias y conocimientos expresas aqui, no se en que momento profesional estás, pero el dia que te decantes por la educación como por la música… llegará el día en que volverás a recordar aquello que dijo aquel profesor, igual de duro te seguira pareciendo, pero con otros ojos mirarías aquél día, aquel momento “con y desde el cual” has aprendido mucho como músico, como persona, y espero como profesora.
    Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  3. Excelente, Elena.
    Gracias por tu sabio artículo.
    Decir “no puedo”, cierra caminos.
    Decir “¿Cómo lo hago?”, los abre.
    Una abrazo desde Venezuela.

    Carlos Martínez Pereira, guitarrista clásico y arquitecto.

    Me gusta

  4. Gracias, realmente este post me ha llegado, a no dejarme vencer si no a seguir adelante pese a todos esos obstáculos, que uno tiene a diario como músico.
    Hermoso post. 🙂

    Me gusta

  5. Tienes muchísima razón!!
    A todos nos han cerrado el frasco en muchas ocasiones, pero la constancia y el esfuerzo hace que desaparezca en otras tantas.
    Un placer leerte

    Me gusta

  6. Exelente comentario Elena. Estoy pasando por una tapadera la cual en breve intentaré destaparla yo mismo despues de leer tu articulo. Es un placer.
    Saludos

    Me gusta

  7. Es impresionante cuanta razón tiene! La verdad este articulo me ayudó a darme cuenta que no debo abandonar mi sueño en la musica. Apenas tengo 15 años, y ya me he golpeado tantas veces con la tapa del frasco que me había resignado y hasta iba a abandonar todo, pero gracias a su articulo me di cuenta de que debo continuar, que no debo rendirme, que no debo dejar ir la musica. Muchas gracias de corazón Elena, gracias.

    Me gusta

  8. Pingback: Cómo dejar de ser una pulga en tu carrera musical | lanzaderapamplona2015

  9. Hola Elena.
    Con tu post no solo has ayudado a músicos experimentados sino también a mí. Verás yo tengo 16 años y hace dos que empecé con el violín. Era y es mi sueño. La música es lo que nos hace libres.
    Pero como te podrás imaginar yo también tengo mi propia tapa que me impide saltar y eso es mi edad.
    Estoy en la misma clase que niños de 9 y 10 años y algunos profesores me miran mal porque soy demasiado mayor… Aunque mi profesor de violín dice que soy muy buena para mi nivel. ¿Puedes dejarme tu correo para contarte esto de una forma más apropiada?
    Gracias Elena.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

  10. Pingback: Primer cumpleaños del Blog | Elena Muerza

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s